Ver video play_circle_filled

Darren Doherty: “3.000 personas de 70 países se han sumado al movimiento de la agroecología regenerativa”

Darren J. Doherty, agricultor australiano, fundador de Regrarians, consultor y formador internacional en agricultura regenerativa, participó en el Primer Simposio de Viticultura Regenerativa, celebrado en Vilafranca del Penedès el pasado mes de junio. Aquí resumimos su ponencia.

Darren Doherty fundó Regrarians en 1983 y empezó a trabajar como consultor de planificación agraria, gestionando granjas, asesorando y desarrollando programas educativos a través de los años. Cuando se produjo la revolución digital, creó ‘Regrarians Work Place’, un espacio que aglutina 3.000 miembros de más de 70 países que practican todas las formas de lo que podríamos llamar agricultura regenerativa o agroecología regenerativa.

Doherty viaja por los cinco continentes creando programas de planificación agraria a la medida de cada cliente, con el diseño, la gestión y la aplicación de soluciones a cada problema bajo el prisma de lo regenerativo. Doherty explica divertido que Regrarians también trabaja la difusión y la pedagogía y hasta filma películas, como ‘Polyfaces’, un film premiado en Barcelona; y un manual llamado ‘The Regrarians Handbook’.

La plataforma de planificación de Regrarians sigue un esquema riguroso de gestión, diseño y aplicación de sistemas agroecológicos regenerativos que parte de un gigantesco mapa mental que se estructura en una serie de capas: clima y geografía (se puede interactuar poco con ellas), y después vienen las capas de Infraestructura y Desarrollo como caminos, bosques, viviendas, etc., y por último las de Gestión, como son el suelo y la economía. El mapa mental presenta una multitud de ramas y subramas en función de las soluciones que requiera cada campo en particular. Según Doherty este tipo de cultivos no están reñidos con la calidad, más bien al contrario.

Después de hacer un recorrido exhaustivo a través de las múltiples variables y combinaciones de trabajar la agricultura regenerativa en cada campo y en cada continente, según los cultivos, los lugares y todos aquellos aspectos que determinan soluciones específicas, el consultor australiano se centra en los viñedos con tres ejemplos específicos, en tres continentes.

La finca Voyager, en Australia, donde en 1994-1995 se diseña un viñedo tipo ‘Keyline’ en que las viñas dispuestas en hiladas concéntricas orientadas, drenan el agua, el aire y el frío y así consiguen evitar las heladas y ganan una mejor administración del agua. Por otro lado, se introducen cultivos de cobertura y ganado que pastorea cuando las viñas están interactivas, para ceder su lana posteriormente. Las mejores herramientas del control de malas hierbas son los cultivos mientras que las estrategias de cercado pasan por la combinación entre espalderas y el propio vallado.

Los otros dos ejemplos son Paicines Ranch en California, un viñedo que se diseñó desde cero en los años 90 para que pudiera ser gestionado y organizado en un sistema que tuviera en cuenta las ovejas; y el Domaine Agroécologique Mazy, en el Aude, Francia, una granja forestal hecha a medida que integra las ovejas, viñedos y también sistemas de hileras múltiples con diferentes cultivos como almendros y cereales, todo muy bien integrado.

Constitución y presentación de la Asociación

El lunes, 15 de noviembre, se firma ante notario el acta fundacional de la asociación y se presenta a los medios de comunicación en un acto en Barcelona

Días de vino y olivas: cómo las antiguas formas de cultivo están dando sus frutos en España

El diario británico The Guardian publica un interesante reportaje sobre agricultura regenerativa, que recoge la experiencia de Familia Torres

Vilafranca del Penedès acoge el Primer Simposio de Viticultura Regenerativa

Expertos nacionales e internacionales abogan por un nuevo modelo de agricultura, tan útil para la lucha contra el cambio climático como beneficioso para la viña y el planeta

Allan Savory: “El único método bueno de gestión es el holístico”

Solo gestionamos realmente tres cosas: la economía, los propios seres humanos y la naturaleza, y en los tres casos hay que hacerlo de forma holística